7/03/2013: Penalización por exceso de potencia

By 07/03/2013Casos prácticos


Ya hemos atacado a uno de los principales problemas del encarecimiento de la factura eléctrica, que era la penalización por energía reactiva, del que hemos visto que se corrige con una adecuada batería de condensadores. Ahora le toca el turno a otro de los grandes causantes del elevado coste de algunas facturas eléctricas, la penalización por exceso de potencia o también llamada por maxímetro.
De esto vimos algo de forma general cuando hablábamos de cómo controlar la potencia activa mediante alarmas del sistema SEINON, las cuales podían ayudar a evitar este problema, pero ahora vamos a ver un poco más detallado en qué consiste este concepto.
Básicamente esta problemática se presenta cuando la potencia activa consumida sobrepasa el valor de potencia que se tiene contratado. Esto lo registra un instrumento denominado maxímetro que marca el máximo valor que se ha alcanzado, que puede ser en un mes entero o en cada cuarto de hora, según la modalidad de tarificación en la que nos encontremos, enseguida veremos esto último.
Los valores que registra este instrumento no son instantáneos, sino que da la media de valores cuartohorarios. Veamos cómo afecta y penaliza este problema dependiendo de la tarifa a la que estamos abonados.
Si la tarifa es de 2x con menos de 15 kW, con uno o dos períodos, este problema no es tan grave, aunque para ello hay que disponer de un interruptor de control de potencia (ICP), con lo que si se superase el valor de la potencia contratada, el único problema que tendríamos sería un molesto corte de energía, pero no una penalización económica.
El problema aparece con las tarifas de mayor potencia, ya que los cortes de suministro pueden ser muy peligrosos, pues se pueden cortar procesos como la producción de una industria con los problemas que ello puede provocar. Por lo que es aquí donde aparece el verdadero problema de la penalización económica por exceso de potencia.
Esta penalización es distinta si nos encontramos en una tarifa de tres periodos o en una de seis, empecemos por la de tres.
En esta tarifa existen tres situaciones de pago por potencia:
  • Si el valor del maxímetro registrado es menor del 85% de la potencia  contratada, se facturará el 85% de ese valor contratado, con la consecuente bonificación.
  • Si el valor se encuentra entre el 85% y el 105%, se facturará el valor exacto de lo que registre el maxímetro.
  • Si el valor es superior al 105%, lo que se facturará será el valor registrado por el maxímetro más el doble de la diferencia entre ese valor registrado y el 105%, lo que puede suponer una penalización muy importante.
Vemos por tanto la importancia que tiene tener una potencia contratada que se ajuste a la que realmente consumimos, ya que si se supera se puede pagar mucho más, pero si estamos muy por debajo, también estaremos pagando más de lo que deberíamos, pues siempre estará el mínimo del 85%. Una manera rápida de calcular la potencia que necesitamos es coger las últimas doce facturas y tomar el mayor valor de maxímetro y sumarle un 15%, aunque para hacerlo de la manera correcta deberíamos hacer uso de algún asesor energético que nos afine más el valor, como puede ser el asesor energético virtual del sistema de gestión energética SEINON.
En esta tarifa el valor que se toma es el máximo en todo el mes, mientras que en la de seis periodos hay que hacer un cálculo mucho más complejo para poder tener en cuenta todos los períodos cuartohorarios en los que se ha sobrepasado la potencia contratada.
Por tanto, la solución a este problema de encarecimiento de la factura eléctrica es un correcto ajuste de la potencia contratada, que como acabamos de decir se puede hacer de forma rápida o mucho más afinado mediante ayuda de expertos en el tema o sistemas inteligentes.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X